La lista más votada debe gobernar

pactosHace cuatro años tuve la responsabilidad de decidir el voto del Partido Popular ante la investidura de un alcalde y estas fueros mis palabras:

“Muchas gracias a todos los asistentes de la sala. Seré breve ya que estoy aquí únicamente para explicar el motivo de mi voto. No podemos dar apoyo a las políticas que llevan 30 años asfixiando fiscalmente esta ciudad sin que sea en beneficio y mejora de los servicios que recibimos los vecinos. La política de Sant Feliu necesita un giro de 180º y usted señor San José no lo representa, pero usted ha ganado las elecciones y nosotros respetamos la decisión de los vecinos de Sant Feliu al contrario de lo que ha pasado en otros municipios donde no se ha respetado la lista más votada, por lo que creemos que democráticamente usted debe ser el alcade. Por todo esto nuestro voto será en blanco.  Le deseo suerte porque sus aciertos y errores repercutirán en la vida de 43.000 personas. Muchas gracias.” Sigue leyendo

Anuncios

¿Por qué son necesarias las Fuerzas Armadas?

34571268085_cdc568fff4_zLa seguridad es la base en la que se fundamenta cualquier actividad, ya sea directa o indirectamente, y muchas veces sin que nos percatemos de ello pues este es el síntoma de que la seguridad está actuando eficazmente. Cualquier tipo de actividad que se desarrolle sin un mínimo de seguridad que garantice su desarrollo está, antes o después, condenada al fracaso. Del mismo modo que no podemos crear un hogar acogedor sin situarlo tras una puerta que lo asegure no podemos crear un país con los valores democráticos de los que hacemos alarde sin una puerta tras la que situarlo, esa puerta es lo que llamamos ejército.
Desde el inicio de la democracia hemos creado un sistema en el que priman la igualdad, la tolerancia y los valores típicamente democráticos por los que luchamos a diario y por los que nos sentimos orgullosos. Buena culpa de ese orgullo lo tienen nuestro sistema educativo y médico, para los que siempre se reclaman más fondos, sin embargo, cayendo en el error de tratar al mismo tiempo de reducir el gasto en defensa, argumentado su inutilidad.
Pues bien, no importa lo mucho que se invierta en educación, cultura, salud… si no se instalan éstos tras una puerta que asegure que van a seguir ahí tal como los queremos, y esa puerta no es gratuita. De nada sirve construir todo nuestro moderno sistema si dejamos la puerta abierta, creando así la posibilidad de que cualquiera pueda destruir lo que hemos creado. No nos engañemos, no todos los países ni ciudadanos del mundo tienen la misma mentalidad que nosotros y existe un gran número de personas dispuestas a destruir nuestro sistema simplemente porque no están de acuerdo con nuestros valores, y personas que no escucharán porque tan solo por su cerramiento de mente y su negativa imbatible a hablar o, sencillamente, alguien que no atenderá a razones porque verá una oportunidad de poder en apropiarse de lo que ahora es nuestro. La realidad es, nos guste o no, que todo sistema sólido debe fundamentarse en una base de seguridad que asegure su solidez, sin esa base rígida sobre la que edificar un sistema, éste es susceptible de derrumbarse en cualquier momento, pues no importa lo bien construida que esté una casa si los cimientos son débiles. Sigue leyendo

Feminista del 33

clara_campoamor“Soy feminista”, afirmación hoy en día asimilada por casi todos los ciudadanos de estados con sistemas modernos y liberales, pero vacía de significado.

Hoy en día el ciudadano de a pie define ser feminista como “no ser machista”. El feminismo para muchos es situar a la mujer en la misma posición que el hombre; mismos derechos, mismos deberes. Realmente, estas personas no andan mal encaminadas. El feminismo es eso, o al menos lo fue en la España de 1933, cuando Clara Campoamor defendía en las instituciones y plazas populares el sufragio femenino. El feminismo de entonces era la lucha para que la mujer votase, pudiese sacar dinero del banco sin el consentimiento de su marido, pudiese ocupar puestos de trabajo “de hombres”, etc. Pero, los años pasan y las necesidades y problemas sociales cambian. A día de hoy, la mujer afronta problemas como la desigualdad laboral (salarios y puestos directivos), la violencia de género (violaciones y asesinatos), etc. Es por ello que las demandas deben ser diferentes; en una sociedad liberal como la nuestra, la mujer debería caminar sola por la calle sin miedo a ser atacada, violada o robada por ninguna persona, debería poder quedarse embarazada sin miedo a ser despedida de su puesto de trabajo, debería tener el mismo salario que un hombre y las mismas opciones de ocupar un puesto directivo que una persona igualmente capacitada. Pero lo cierto es que aún nos queda mucho por conseguir, y las leyes son nuestro medio. Sigue leyendo

España Adelante

18-congreso-pp2El pasado 11 de febrero de 2017 asistí como invitado al 18 Congreso del PP celebrado en la Caja Mágica de Madrid.

Congreso en donde sale reforzado el proyecto del PP para España y sus autonomías y pueblos. Un proyecto de todos y para todos. Siempre mirando en el bienestar y futuro de los españoles y españolas. Nunca en contra de sus intereses.

Es importante tener un proyecto sólido como el del PP para construir una España mejor, por ejemplo, una España más llena de oportunidades.

Con un proyecto fuerte liderado por nuestras autonomías y pueblos. Unos pueblos que deben ser fuertes para garantizar el progreso de nuestro país. Contra más fuertes sean nuestros pueblos más fuertes serán sus personas.

Respecto a Cataluña – mi tierra- mano tendida y diálogo. Hay voluntad de llegar a un acuerdo. El PP está dispuesto a dialogar con tal de solucionar el asunto y ofrecer una solución sensata y razonable. Solución siempre dentro de la ley representada por la Constitución y el Estatut d’Autonomia.  Sigue leyendo

La Cataluña que puede ser azul

catalunyaDesde tiempos de CIU Cataluña ha sido de color azul, el color azul de CIU. Pero, ¿puede haber otro coloz azul? ¿El color azul, por ejemplo del PPC? Puede ser.

El PPC debe ser fuerte en todos los pueblos de Catalunya. Desde el más pequeño (Sant Jaume de Frontanyà, en el Berguedà) hasta la ciudad más grande (Barcelona). Por lo tanto hay que crear una estructura municipal del PPC fuerte, tan fuerte que lleguemos a todos los municipios de Cataluña. Estando presentes en todos los municipios de Cataluña lograremos llegar a la Cataluña rural. Aquella Cataluña rural no menos importante y en donde el PPC no tiene demasiado peso hoy día.

Hace falta visitar los pueblos más y menos rurales de Cataluña. Que la gente nos conozca y nos vea como personas cercanas es una paso muy importante. Seguro que hay personas en estos pueblos rurales que votan al PPC (los resultados electorales así lo indican) y que desearían que en su pueblo el PPC tuviera una estructura sólida e incluso representación en el ayuntamiento. Se puede conseguir.

Creo que debemos de recorrer el “territori” catalán desde Vielha e Mijaran hasta Barcelona y de Alcanar a Portbou. Muchas personas de estas poblaciones (tanto urbanas como rurales) se sumarían a nuestro proyecto comenzando por el ámbito municipal. Con poblaciones fuertes del PPC como Castelldefels o Badalona (incluso más poblaciones de la costa y del mundo urbano) y con otras poblaciones fuertes del interior de Cataluña. ¿Os imagináis un PPC fuerte en Ripoll, Solsona, Puigcerdà, Cervera…? Se puede conseguir. Sigue leyendo

Opinión. Ser liberal.

458833984_9164d33368Vivimos unos años en los que está mal visto reconocerte como liberal, posiblemente por falta de rigor científico. Lo cierto es que todos, en el más fondo de nuestro ser, tenemos una parte del espíritu liberal que trajo consigo la Revolución Americana, por ejemplo. Ese espíritu de poder ser libre sin que nadie ni nada interfiera en tu libertad, sino el simple hecho de no desear a los demás lo que no deseas para ti mismo (llamémoslo ética o cultura política compartida).

Sí, yo también soy liberal. Y como tal deseo poder expresarme libremente, sin represalias. Pero, ¿de qué me serviría si no tengo libertad de conciencia? Es por ello que lucho por una educación que, lejos de ser como la actual, fomente el desarrollo individual para poder ser críticos con la realidad que nos rodea. Lucho por unos ciudadanos formados, con capacidad para juzgar y criticar, al fin y al cabo, unos ciudadanos libres. Quiero que esa educación premie a los que más se esfuerzan y que esté al lado de los que más les cuesta. Porque, al fin y al cabo, no todos tenemos las mismas capacidades y, por ello, debemos respetar las desigualdades luchando por una igualdad de oportunidades.

Por supuesto, también lucho por la igualdad. Una igualdad formal, ante la Ley, una igualdad de oportunidades que garantice que todos partamos desde el mismo punto de partida y que sean nuestras capacidades las que determinen lo lejos que llegamos. Por ello, no defiendo un Estado muy intervencionista. Deseo un Estado liberal, que fomente ese laissez faire del que tanto nos hablan autores como Alexis de Tocqueville o Isaiah Berlin. Pero también deseo un Estado que esté al lado de los más necesitados, garantizando un Estado del Bienestar minimalista. Minimalista porque soy de la opinión de que el dinero está mejor en el bolsillo de los ciudadanos, aunque éstos deben contribuir con una pequeña parte de impuestos para poder dar servicios a esa población desfavorecida y que puedan situarse en el mismo punto de partida que todos los demás. Sigue leyendo

Y vuelta a empezar…

A algunos les habrá parecido tan divertido bloquear la formación de un Gobierno estable en España, que no han tenido reparos en llevar al país a una prórroga. Como si del sistema electoral francés se tratara, pero con grandes cambios, España acude a una segunda vuelta de las elecciones después de una primera toma de contacto fatídica para el bien común de la nación.

En las elecciones del 20 de diciembre sacamos una conclusión; los españoles votaron que nuestros políticos llegaran a un consenso para gobernar el país. Desgraciadamente, muchos de ellos no captaron el mensaje y decidieron cerrarse en banda, bloqueando toda intención de la lista más votada para formar gobierno. Mientras unos pactaban sillones y convertían el Congreso de los Diputados en un circo, otros intentaban llevar a cabo el deseo de más de 7 millones de votantes. Mientras unos se veían tentados por el diablo, otros buscaban la sensatez y acudían a la razón. Mientras unos criticaban toda gestión del anterior Gobierno, otros se apoyaban en los datos económicos que comienzan a sacar de la crisis a nuestro país. Sigue leyendo

¿YIHADISMO EN SANT FELIU? NO, GRACIAS

El pasado 10 de febrero se realizó un acto organizado por las JERC de Sant Feliu de Llobregat en el que se trataba el tema del feminismo dentro de la religión. El acto se celebró esa misma tarde en el Casal del Joves y yo personalmente decidí asistir ya que había sido invitado. Una sala repleta de militantes y simpatizantes de ERC en municipios como Sant Feliu o Barcelona. Al final de la sala había un proyector, una pantalla y una pequeña bandera roja con las siglas “JERC”, bajo la cual se situaban dos chicas. Una de ellas, Silvia, era activista feminista y cristiana, la otra, Fátima, era musulmana y feminista.

Comenzó exponiendo Silvia, hablando de la Teología feminista. Esta chica se definió como cristiana pero no católica, y criticaba las enormes contradicciones presentes en la Biblia y el trato que ésta da a la mujer. Gran fan de María Magdalena, la lleva tatuada en su brazo derecho y critica a la sociedad por su ignorancia hacia esta imagen.

Después de arrancar varias carcajadas y aplausos, fue el turno de Fátima. Con su velo rosa cubriendo su cabello, se dispuso a hablar de feminismo islámico. Criticó las dos formas que, según ella, existen como concepción del islam; la visión conservadora y machista del islam llevada a cabo en muchos países árabes y la visión occidental e islamófoba que se basa en los Derechos Humanos y la protección de la mujer para crear un odio hacia los musulmanes. Después de afirmar repetidamente que Occidente no entiende lo que sucede en los países musulmanes y después de criticar a grupos feministas occidentales y algunos partidos de izquierdas por islamófobos, concluyó su discurso y la gente aplaudió. Sigue leyendo

Secesionismo, un engrendro contra el que combatir

banderasDesde tiempos históricos Cataluña siempre ha pertenecido a España, ya sea en el Reino de Aragón o como Comunidad Autónoma o región. Se dice que Cataluña ha vivido épocas de confrontación con el resto del territorio peninsular, y es cierto. Desde enfrentamientos entre campesinos y nobleza hasta enfrentamientos de más eco histórico como puede ser la Guerra dels Segadors. Pero en los corazones de los catalanes nunca apareció ese sentimiento de odio y rechazo hacia sus compatriotas, hasta hace poco tiempo atrás.

Populistas, demagogos y manipuladores han pasado por las sillas de poder catalanas, haciendo creer al pueblo catalán que existe algo que nos separa del resto de los españoles. Algo, que según ellos, es el odio y el trato desigual que nos ofrece el Estado español a los catalanes.
Francesc Macià, mediante su partido político Estat Català (que años después tomaría el nombre de Esquerra Republicana de Catalunya), ya vino anunciando lo que más tarde se convertiría en un movimiento antiespañol e independentista.
Por otra rama seguía estable el nacionalismo catalán de Crist Catalunya, presidido durante años por Jordi Pujol, que luchó durante el franquismo por una Cataluña dentro de España pero con cierta autonomía.
Si he citado anteriormente a Jordi Pujol es porque ha marcado una época histórica en la vida democrática de nuestro país. ‘Molt Honorable President’, gobernó Cataluña desde 1980 hasta 2003 y fue, para algunos, un gran defensor de nuestra región. Todo perfecto hasta que nombró como sucesor a Artur Mas y salieron a la luz sus casos de corrupción. Sigue leyendo

¿Feminazismo? No, gracias

!cid_ii_i66movxe1_14b8dff01cd515d3Como todos saben, el 14 de febrero en Sant Feliu de Llobregat celebramos la rúa del Carnaval 2015. Estaba yo paseando por el pueblo cuando me decidí ir a ver llegar las comparsas a la Plaza de la Vila, teniendo la suerte de conseguir sitio en primera fila de la Calle Pi i Margall. Los niños pequeños que me rodeaban disfrutaban con cada comparsa, los bailes y los disfraces de éstas, transmitiéndome su alegría y haciéndome regresar a mi infancia unos diez años atrás. Pero en un momento determinado, divisé a lo lejos lo que parecía una procesión de Semana Santa. Se veían los capirotes lilas de “los nazarenos” y se dejaba entrever una imagen de una Virgen que llevaban a cuestas otros “nazarenos”. Poco a poco se fueron acercando y pude comprobar que estaba equivocado; se trataba de la comparsa del Casal Popular de Sant Feliu de Llobregat. No era una procesión, sino mujeres y hombres imitando unos nazarenos donde en lugar de crucifijos sostenían el símbolo del género femenino y en vez de una Virgen llevaban a cuestas una vagina un tanto desagradable cubierta con mantos lilas. En su comparsa no solo se recitaban canciones a favor del feminismo y el anticapitalismo, sino que ofendían a las creencias del colectivo cristiano al que pertenezco.

Pude comprobar como muchos niños pequeños e inocentes se giraban para preguntar a sus padres qué era eso, y éstos no sabían muy bien qué contestarles, aunque su cara de asombro y rechazo les delataba; eso sobraba en una rúa donde miles de niños participaban y asistían.
Desde este artículo quiero expresar mi máximo rechazo a éste uso de la libertad de expresión puesto que, como bien dijo Rousseau, “la libertad del individuo acaba donde empieza la libertad de los demás”.
Finalmente, me gustaría reivindicar un carnaval donde prevalezca la diversidad y las ganas de pasarlo bien y hacer pasarlo bien a los más pequeños, pues ellos son el alma de esta festividad. En la rúa no debería caber ningún símbolo, palabra o acción que atente contra la moral de las personas, y esto no debería ser controlado desde los ayuntamientos sino que los propios participantes deberían saber cuándo es adecuado hacer una campaña de impacto y cuando deberían ser parte de una fiesta familiar y pensar más en los niños que a ella asisten.

Dani Castillero. Artículo de opinión