Secesionismo, un engrendro contra el que combatir

banderasDesde tiempos históricos Cataluña siempre ha pertenecido a España, ya sea en el Reino de Aragón o como Comunidad Autónoma o región. Se dice que Cataluña ha vivido épocas de confrontación con el resto del territorio peninsular, y es cierto. Desde enfrentamientos entre campesinos y nobleza hasta enfrentamientos de más eco histórico como puede ser la Guerra dels Segadors. Pero en los corazones de los catalanes nunca apareció ese sentimiento de odio y rechazo hacia sus compatriotas, hasta hace poco tiempo atrás.

Populistas, demagogos y manipuladores han pasado por las sillas de poder catalanas, haciendo creer al pueblo catalán que existe algo que nos separa del resto de los españoles. Algo, que según ellos, es el odio y el trato desigual que nos ofrece el Estado español a los catalanes.
Francesc Macià, mediante su partido político Estat Català (que años después tomaría el nombre de Esquerra Republicana de Catalunya), ya vino anunciando lo que más tarde se convertiría en un movimiento antiespañol e independentista.
Por otra rama seguía estable el nacionalismo catalán de Crist Catalunya, presidido durante años por Jordi Pujol, que luchó durante el franquismo por una Cataluña dentro de España pero con cierta autonomía.
Si he citado anteriormente a Jordi Pujol es porque ha marcado una época histórica en la vida democrática de nuestro país. ‘Molt Honorable President’, gobernó Cataluña desde 1980 hasta 2003 y fue, para algunos, un gran defensor de nuestra región. Todo perfecto hasta que nombró como sucesor a Artur Mas y salieron a la luz sus casos de corrupción. Sigue leyendo

Crónica de una verdad ocultada

1. FALTA DE VOLUNTAD DE DIÁLOGO
Los sucesivos gobiernos de la Generalitat han intentado siempre buscar soluciones dialogadas y pactadas, para garantizar el bienestar de los ciudadanos de Cataluña y satisfacer los deseos de una gran mayoría de la población catalana para decidir el futuro político del país.
El Gobierno de España ha «eliminado toda relación de diálogo» con las instituciones catalanas, con el largo proceso de negociación del Estatuto de autonomía de Cataluña, recortado por el TC; la petición del pacto fiscal de 2012, o la demanda constante de facilitar los mecanismos para hacer realidad el derecho a decidir del pueblo de Cataluña en el año 2014.
La Generalitat de Cataluña ha tomado sus decisiones de forma autónoma y sin tener en cuenta al Estado y el orden constitucional que a todos nos ampara. Renunció a la demanda de un pacto fiscal para plantear un referéndum de independencia. Por ello, decidió convocar una consulta alegal sin garantías jurídicas y democráticas, y contra el criterio del Gobierno, del Parlamento y del Tribunal Constitucional. Más aún, se están definiendo verdaderas estructuras de Estado en la Comunidad Autónoma y se apela a la posibilidad de una declaración unilateral de independencia que no tiene ninguna cabida en la Ley.
El Ejecutivo ha paralizado las relaciones bilaterales Estado-Generalitat, desde 2012 no se ha reunido ninguno de los órganos bilaterales previstos para desplegar el Estatut, ni se ha aprobado ni ampliado ningún traspaso, a pesar de las reiteradas demandas de la Generalitat.
Al inicio de la presente Legislatura se programó una reunión de la Comisión Bilateral de Cooperación Generalitat-Estado cuya celebración estaba prevista para el 30 de julio de 2012. Sin embargo, y a iniciativa de la Generalitat, su celebración quedó pospuesta, sin que la Generalitat haya retomado desde entonces la iniciativa para su celebración.
El Gobierno mantiene su voluntad de impulsar con la Generalitat de Cataluña los mecanismos de cooperación bilateral y proceder a la convocatoria de esta Comisión, siempre dentro del marco legal establecido, y en la medida en que la naturaleza de los asuntos y la disponibilidad presupuestaria así lo permitan.
Los traspasos de funciones y servicios son el resultado de la confluencia de dos voluntades, la estatal y la autonómica, respetando en todo caso el régimen de distribución de competencias diseñado por el bloque de constitucionalidad y de conformidad con la jurisprudencia constitucional. Si los traspasos están paralizados es por diversos motivos que no son imputables a la voluntad del Gobierno:
• Ausencia de título competencial por parte de Cataluña (autorizaciones de laboratorios farmacéuticos y de empresas fabricantes de productos sanitarios y de cosméticos, formación sanitaria especializada, y mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales).
• Discrepancias surgidas en el alcance de las funciones a traspasar (becas y ayudas al estudio) o en la valoración del coste efectivo del traspaso
(reclamaciones económico-administrativas).
• Imposibilidad de traspaso de medios por requerirlos el Estado para el desarrollo de sus propias competencias (salvamento marítimo, Registro Civil de Barcelona e Instituto Nacional de Toxicología).
Más allá de estos instrumentos, la voluntad de diálogo del Gobierno con la Generalitat de Cataluña se manifiesta en otros mecanismos de colaboración como los convenios celebrados, los acuerdos alcanzados en el seno del procedimiento previsto en el artículo 33.2 de la LOTC (7) o los convenios celebrados, destacando la suscripción durante la presente legislatura de más de 100 Convenios de Colaboración entre el Estado y la Generalitat de Cataluña. Sigue leyendo

Pactos y no pactos

PactosA falta de una semana para que se constituyan los Ayuntamientos en todos los municipios de España estamos viendo pasmados como la ética está siendo la mayor perjudicada en los procesos de pactos y no pactos para lograr gobernar. El respetar la lista más votada y la elección directa de alcalde debería ser ya una realidad para evitar situaciones que los votantes no entienden y dejan a los políticos en muy mala posición.

Creo que es un fraude que una mayoría de votantes den su confianza a una lista y luego pactos en despachos a puerta cerrada aparten de las responsabilidades de gobierno a quien claramente ha ganado las elecciones. Lo peor es cuando esos pactos únicamente son matemáticos para sumar mayoría y muchas veces ni siquiera los programas o ideologías son similares. Esta semana hemos visto como en Castelldefels y Badalona a pesar de haber ganado claramente las elecciones el Partido Popular van a perder las alcadías Manuel Reyes y Xavier García Albiol porque partidos que han perdido las elecciones suman matemáticamente suficientes concejales para hacer un pacto de gobierno. Esto no es moral ni ético.  Sigue leyendo

Elisabet Ortega reprobada por defender la legalidad

Foto: Marc Rius  fetasantfeliu.cat

Foto: Marc Rius
fetasantfeliu.cat

En el pasado pleno de Sant Feliu de Llobregat vivimos un momento que podríamos llamar histórico al ser la primera vez que sucedía en nuestro ayuntamiento. Una concejal fue reprobada, ¿el motivo? Pedir que se respete la ley y las sentencias del Tribunal Constitucional.
El pasado 9 de noviembre en Sant Feliu se habilitaron dos centros de participación para un proceso participativo que por dos veces el Tribunal Constitucional declaró ilegal. Haciendo oídos sordos al dictamen de los jueces la Generalitat de Catalunya siguió con esta farsa y en ningún momento paró el proceso y con él todo el gasto que suponía.
Yo como Presidenta del Partido Popular de Sant Feliu de Llobregat al comprobar que ambos centros se abrieron bajo el logotipo de la Generalitat informé a la Delegación del Gobierno para que pusiera la correspondiente denuncia en la fiscalía y se parasen esas votaciones porque eran ilegales.
Tanto en Sant Feliu como en el resto de Catalunya se ha malgatado una cantidad de dinero escandalosa. Los organizadores hablan de casi 12.0000 participantes, en Sant Feliu somos casi 44.000 habitantes. ¿Quién habla por esos casi 32.000 que no participaron en esa farsa? Hay que recordarles que el dinero que se ha usado para pagar esta fiesta ha salido de los bolsillos de los 12.000 que fueron y también de los 32.000 que no. Me parece totalmente injusto.
El 11 de junio de 2011 cuando tomé posesión de mi acta como concejal juré respetar y hacer respetar la Constitución Española y es lo que hice al informar a la Delegación del Gobierno. No me arrepiento y estoy muy orgullosa de haber sido reprobada por haber defendido la legalidad. En la moción de reprobación se me exigía que rectificara e hiciera un escrito público para retractarme de mis palabras, No entiendo qué quieren que rectifique ya que nada de lo que ponía mi escrito era falso. Sobra decir que no pienso acatar nada de lo que votaron ICV y CiU, ellos mismos crearon precedente en saltarse los acuerdos de pleno cuando colgaron la estelada en el balcón cuando en marzo de 2013 se votó que no se debía colgar.