Bestretas y reprobaciones

nuevas-nominas-asesoria-proyecta-bilbao

Hace más de 10 años que estoy afiliada al Partido Popular y 6 que soy concejal en Sant Feliu. Ya me he acostumbrado a que cuando me pongo hablar de política con alguien conocido (o no) me digan: – Si alguna vez entras en el gobierno ya me colocarás, ¿no? Al principio les explicaba que en una administración pública no se puede contratar sin pasar por controles y pruebas de acceso. Con los años he pasado a responder con una sonrisa de medio lado.

La sonrisa de medio lado tristemente está ya más que justificada. Veo con no poca frecuencia contrataciones de nuestro Ayuntamiento que legalmente son irreprochables, pero moralmente podríamos debatir su oportunidad. Cuando un proceso de selección acaba con una entrevista personal es imposible demostrar la parcialidad o no del proceso. Cuando las pruebas de selección no son eliminatorias es mucho más fácil llegar hasta el candidato preseleccionado para el puesto. Estos casos difícilmente son denunciables porque legalmente cumplen todos los requisitos.
De maniobras en el departamento de Recursos Humanos supongo que todos los Ayuntamientos van bien cargados, pero aquí en Sant Feliu nos encontramos hace semanas uno que realmente clamaba el cielo. La concesión de una “bestreta” (anticipo del sueldo a un trabajador) que superaba por mucho la cantidad máxima permitida, que no había pasado por el Consell Social y que todo apunta que el trabajador lo necesitaba para llegar a un pacto con Fiscalía para evitar su inhabilitación por actuaciones irregulares mientras era representante político en otro Ayuntamiento. Si esto lo hace un alcalde del PP me puedo imaginar lo que habrían dicho los mismos que firmaron la concesión de 19.000€. Sigue leyendo